Siempre buscamos ser mejores, leer más, cuidarse más, aprender algo nuevo. Y es que sí, mejorar es un punto esencial en nuestras vidas, es la única manera de alcanzar la mejor versión de nosotros mismos. Cuando hablamos de finanzas no es la excepción, impulsar nuestras finanzas no solo nos dará más tranquilidad sino que también nos permitirá cumplir todos los sueños, objetivos y metas que tenemos.

Así que este post es para ti que estás buscando cómo mejorar tus finanzas personales. Con pasos muy sencillos y concretos que te ayudarán a tomar la iniciativa y transformar el cómo ves el dinero y las decisiones que tomas. 

Primero, conócete.

Antes de determinar qué quieres mejorar debes conocer el estado actual de tus finanzas, de lo contrario estarás tomando decisiones a ciegas. 

Haz un breve análisis de tus finanzas personales, cuánto estás ahorrando, cuánto estás gastando mensualmente, qué deudas te quedan por pagar y qué gastos tienes contemplado realizar en los próximos meses. Te recomendamos anotar cada rubro e ir analizando detalladamente cada gasto que has realizado o cada decisión financiera que has tomado en los últimos meses. 

Si al  ver cada rubro te surgen pensamientos como  “ahorro muy poco”, “gasto mucho” o “por qué no he invertido” tómalos en consideración para comenzar a plantearte nuevas metas. 

Plantea objetivos

Todo buen plan para mejorar requiere objetivos puntuales. Así como cuando decides hacer ejercicio o comer mejor, cuidar de tus finanzas necesita una meta específica que te oriente a tomar acción y saber qué tan cerca o lejos estás de alcanzar ese objetivo. 

Escribe tus metas de forma objetiva, por ejemplo: 

  • Quiero ahorrar 50 mil pesos de aquí a que acabe el año. 
  • Mensualmente destinaré mil pesos a mis gastos variables.
  • Necesito aportar al menos 500 pesos a mi afore.
  • Quiero viajar y necesito 20 mil pesos para lograrlo. 

Así podrás monitorear el avance de tus metas y qué tanto compromiso tienes con cada una, para regañarte a ti mismo e impulsarte cuando sea necesario o festejarte cuando la cumplas. 

Pequeños cambios, grandes diferencias 

Parece que no pero con pequeños cambios puedes lograr muchísimo, más cuando de finanzas se habla. Algunas estadísticas dicen que los mexicanos gastamos más de 12 mil pesos al año en gastos hormiga (café, dulces, antojos, etc.) ¿Te imaginas todo lo que podrías hacer con ese dinero? 

Piensa cuánto te ahorrarías de luz si al salir de la habitación apagas la luz, si desconectas tus aparatos electrónicos que no usas, o si decides ahorrar más agua, o comer en casa todos los días ¿entiendes? Pequeños cambios son de gran ayuda para tus finanzas. 

Organiza a tu familia, nadie conquista su meta solo

Cuando estás a dieta corres a decirle a todo el mundo para sentir apoyo (o presión) y que te ayude a cumplir este objetivo. Cuando buscas mejorar tus finanzas es igual de importante contarle a tu familia, amigos o pareja sobre tu meta y lo que quieres lograr. Así tendrás menos presión para gastar más de lo que debes. 

Puedes incorporar a tu familia al reto de ahorrar más, enseñarle a tus hijos la importancia del dinero, o planear con tus amigos una meta conjunta. Esto te mantendrá motivado y será más fácil lograr tus objetivos. 

Conoce tus límites 

Las finanzas son personales por algo; el nivel de ingreso y de gastos que tienes tú no es el mismo que el de tu pareja, tus amigos o el resto de tu familia. Por ello debes conocer cuáles son tus límites, cuánto estás dispuesto a gastar mes a mes en entretenimiento, salidas a comer, compra de ropa o más y cuánto puedes ahorrar de acuerdo a tu situación económica.

Imponerte un límite a ti mismo es esencial, así no gastarás más de lo que debes o abrirás deudas por montos que no puedes pagar.  Una regla básica es mantener tus deudas por debajo del 30% de tus ingresos mensuales, así que evalúa bien qué gastos puedes mandar a tus tarjetas de crédito o qué préstamos puedes solicitar de acuerdo con tus necesidades financieras. 

Pon todo en orden 

Si anteriormente tuviste problemas para cubrir pagos y estás atrasado en tus deudas es importante que comiences a poner todo en orden. Cuando arrastramos problemas es difícil mejorar nuestra vida financiera, así que opta por buscar opciones que te permitan controlar ese problema financiero o acabarlo de una vez por todas. 

Sobre todo si tu préstamo o tarjeta de crédito está fuera de control. Acá puedes encontrar algunas opciones confiables para liquidar tu deuda. 

Aprende a usar tus productos financieros

Así como en la escuela nos enseñaron matemáticas para sobrevivir, ahora debes aprender de finanzas y productos financieros. Ser adulto es difícil, lo sé. Pero aprender sobre tarjetas de crédito, impuestos, tasas de interés, el CAT, inversiones, cripto-monedas, préstamos e hipotecas hará tu vida mucho más sencilla. 

Parte importante de mejorar tus finanzas es conocer todos estos conceptos, vigilar de cerca qué productos financieros adquieres, cuáles pueden ayudarte a alcanzar tus metas, qué implica adquirirlos ¿cuántos no han caído en problemas por no conocer cuándo debían pagar su tarjeta de crédito? Mejor cúrate en salud y comienza a leer mucho sobre finanzas, así tomarás mejores decisiones. 

Ve tu ahorro como una deuda

Parece que todos queremos ahorrar pero por alguna razón no lo logramos. Un consejo … ve tu ahorro como una deuda, no intentes ahorrar después de gastar porque será más complicado para ti. 

La solución es que al llegar tu quincena destines un porcentaje a otra cuenta, un fondo especial donde depositarás todo tu ahorro (si es uno que te de intereses mucho mejor), muchos bancos ya cuentan con la opción de crear “metas” o “apartados” en los cuales tu dinero no está disponible para su uso corriente y te genera rendimientos. Si cada 15 días destinas al menos el 10% de tus ingresos podrías llevarte una sorpresa a fin de año sobre cuánto haz ahorrado. 

Planea tu futuro financiero

Lamentablemente vivimos bajo mucha incertidumbre, contar con un plan financiero no sólo te permitirá vivir tranquilamente sino que llegado el momento podrás hacerle frente a cualquier situación inesperada. 

Pensar a futuro no sólo significa pensar en qué harás el siguiente año, es pensar cómo vivirás cuando te retires, qué hará tu familia si no estás, cómo enfrentarás una emergencia financiera, qué pasa si te quedas sin trabajo.  Puede ser abrumante, lo sé. Pero es mejor comenzar a prepararte para todas estas situaciones ahora cuando tienes un ingreso fijo.

Comienza a crear tu fondo de ahorro, cotizar seguros, aportar a tu fondo para el retiro o incluso piensa en contratar seguros para tu familia. Son decisiones importantes que podrían significar mucho para el futuro de tus finanzas.

Disfruta de tu dinero 

Por último, pero no menos importante, recuerda que el dinero es un medio para alcanzar tus sueños. Sí, mejorar tus finanzas es importante pero dentro de tu plan financiero no debes dejar atrás esas pequeñas acciones que te dan felicidad, que te inspiran a seguir adelante o que te motivan a levantarte todos los días a las 6 de la mañana.

Ponte la meta que más te guste, viajar, comprarte un auto, comprar tu casa; dedícale una parte de tu presupuesto a esa salida con tus amigos, a esa prenda que te llamó la atención en la tienda; date un presupuesto para gastar en ti, en tu salud y en aquello que te hace feliz. 

Te prometo que mejorar tus finanzas no implica dejar de disfrutar. ¡Tú puedes!