Te contamos cómo funcionan estas alternativas financieras para ayudarte a tener mayor liquidez, ponerle fin a tus deudas o financiar cualquier meta que tengas. Después de leer este artículo podrás tomar una decisión más informada sobre si este tipo de préstamos es para ti. 

¿Qué son los préstamos con garantía? 

Los préstamos por tu auto son un producto financiero, relativamente nuevo en el mercado mexicano, también llamado préstamos con garantía automotriz que consiste en utilizar tu automóvil como garantía de pago para poder acceder al financiamiento que necesitas para alcanzar tus metas.

Así tu auto funciona para reducir el riesgo que las instituciones ven en ti al momento de otorgar un préstamo. Por lo que suelen ofrecer mejores condiciones que otros tipos de crédito y ser más flexibles con tu perfil crediticio.  

Aunque suene como “empeñar”, este tipo de crédito tiene condiciones bien definidas en tu contrato con alguna SOFOM o entidad financiera y no implica que debas dejar de usar tu auto. 

Puedes leer, empeño de auto o préstamo con garantía ¿cuál es mejor?

¿En qué consiste este tipo de préstamo?

Al momento de pedir un préstamo por tu auto, podrás obtener montos de hasta el 80% del valor de tu vehículo y dependiendo de la institución con la que firmes, podrías obtener plazos para pagar el monto de tu préstamo de hasta 60 meses. 

Te solicitarán papeles para verificar tu identidad (como identificación oficial, comprobante de domicilio, etc) y papeles de tu vehículo para verificar que la propiedad es tuya, es decir tu factura original. 

Es importante que sepas que no deberás dejar tu factura a la institución (cuidado si te piden hacerlo), sino que deberás endosarla para asegurar que no venderás tu vehículo antes de que termines de pagar el préstamo. 

Si quieres conocer más sobre las ventajas de este tipo de préstamos lee aquí. 

¿Qué instituciones ofrecen este tipo de préstamos?

Para acceder a los préstamos por tu auto o bien empeñar tu auto sin dejarlo, puedes acercarte a:

  • Casas de empeño que ofrezcan este tipo de soluciones.
  • Instituciones financieras como Creditas.
  • Instituciones bancarias tradicionales. 

Sabemos que la necesidad de capital puede llevarte a caer en páginas poco confiables, por lo que te recomendamos siempre consultar que la institución financiera esté regulada por la CONDUSEF y la PROFECO y que no te piden ningún pago por anticipado para “autorizar” tu préstamo. 

De igual manera te conviene comparar las tasas de interés que te ofrecen (recuerda que el CAT puede ayudarte a comparar mejor el costo de tu crédito) y revisar muy bien las condiciones que te piden antes de que firmes el contrato. 

Si quieres conocer más sobre los préstamos por tu auto, esta nota de El Financiero puede ayudarte a conocer más sobre cómo tu auto puede ser tu salvavidas financiero y cómo Creditas puede ayudarte. 

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Creditas México (@creditasmx)

Artículos relacionados