pedir un préstamo

Aunque a veces es visto como un producto negativo, la verdad es que los préstamos son una excelente opción para cuando necesites capital para financiar las metas más importantes de tu vida: impulsar tu negocio, financiar tu educación, remodelar tu casa, adquirir tu primer auto o incluso ponerle fin a un problema de deudas.

Si estás pensando adquirir algún tipo de préstamo, para cualquiera de tus metas, nos gustaría compartirte algunos aspectos que debes considerar antes de contratar tu préstamo. Esto te ayudará a que no haya sorpresas después y que puedas mantener tus finanzas en orden.

 5 aspectos que considerar al pedir un préstamo

Tu capacidad de pago

Siempre contempla cuánto de tus ingresos puedes destinar al pago de tus ingresos y procura mantener tu nivel de endeudamiento por debajo del 30% de tus ingresos. Así otros aspectos de tus finanzas no se verán afectados y podrás cubrir los pagos mensuales de tu préstamo sin complicaciones.

Considera pedir solo el dinero que necesitas, así tus pagos no serán tan altos. Y te aseguras que el dinero que pides lo usarás para lo que estás buscando.

El costo de tu préstamo

Es común que nos dejemos llevar por las tasas de interés que nos ofrecen las instituciones financieras o por los pagos mensuales que te ofrecen; sin embargo es importante que siempre consideres el costo anual total de tu préstamo (es decir, el CAT) pues este porcentaje que debe ser informado en todos los productos de financiamiento te permitirá descubrir el costo real del dinero que estás pidiendo al banco.

El plazo

Sé consciente de que entre más plazo pidas para pagar tus intereses aumentarán, puede que en un principio los pagos te suenen cómodos, sin embargo el costo total del financiamiento podría ser mucho mayor a lo que necesitas.

Si bien hay préstamos que implican plazos amplios, como el préstamo hipotecario, solo en estos casos te convendrá elegir un plazo tan largo puesto que la deuda es mucho mayor que en otros tipos de préstamos.

Condiciones

Presta mucha atención a las condiciones que la institución financiera te pide para autorizar tu crédito, pues algunas de estas podrían aumentar el costo de tu préstamo, como el pago de seguros, comisiones por apertura, cuotas anuales o la adquisición de otro tipo de productos crediticios.

También considera si existen penalizaciones por terminar antes de crédito, si puedes realizar pagos adelantados o si necesitas cumplir con un pago forzoso. Todo esto te permitirá determinar si el préstamo que estás por adquirir es realmente el mejor.

Explorar alternativas

En el mercado mexicano existen diversos productos de financiamiento, cuyas condiciones pueden ser mejor para tu situación actual. No elijas el primer producto que te ofrezcan, averigua a qué otros productos puedes acceder de acuerdo a tu perfil y qué tipo de condiciones pueden ofrecerte. Por ejemplo además de los préstamos personales podrías considerar los préstamos con garantía o los préstamos de nómina, para ver cuál se ajusta más a tus necesidades.

 

Quizá te interese leer:

Tipos de préstamos ¿cuál es el mejor para ti? 

 

 

 

Siempre cuida que a la institución financiera que estás pidiéndole un crédito sea completamente segura y esté regulada/supervisada por instituciones como la CONDUSEF o la CNBV así no arriesgarás tus finanzas, te recomendamos leer un artículo que preparamos para ayudarte a evitar problemas con las instituciones:  ¿Cómo evitar un fraude al pedir un préstamo?  😉

Artículos relacionados