Siempre hay un punto en la vida en el que requerimos financiar algún proyecto, comprarte un auto, adquirir una casa, pagar una deuda, cubrir alguna emergencia familiar o cualquier otra meta que tengas. Los préstamos pueden ser una herramienta financiera muy útil siempre y cuando sepas utilizarla adecuadamente. 

Hoy en el mercado financiero puedes encontrar múltiples opciones de préstamos, cada uno con características diferentes y pensado para metas específicas. Con esta guía sabrás qué opciones tienes y cuándo puedes usar cada una de ellas. 

Préstamos personales

Los préstamos personales pueden ser utilizados para cualquier fin que desees, así que al solicitarlo no tienes que explicar para qué lo usarás.  Muchas personas los utilizan para remodelar su casa, comprar algún artículo, irse de vacaciones o simplemente para tener un dinero extra. 

Nuestra recomendación es que no los solicites si no los necesitas, muchas veces los bancos suelen ofrecerlos y decirte que “tienes autorizado un préstamo”, es fácil caer en la tentación de aceptarlo y disponer de ese dinero, pero si no tienes un plan en mente podrías utilizar ese dinero en compras innecesarias. 

Antes de aceptarlo evalúa si realmente lo necesitas, conoce las condiciones del préstamo (pagos, comisiones, CAT) y evalúa si puedes cubrir los pagos mensuales sin afectar tus otras necesidades financieras.

Préstamos de nómina

Son muy similares a los préstamos personales, pero en este tipo de préstamos usas tu salario como una garantía para acceder al dinero que necesitas. 

Las instituciones financieras que te lo ofrecen usan tus ingresos mensuales para analizar cuánto podrían prestarte y mes a mes retienen una parte de tu nómina para pagar la cantidad que te prestaron.

Algunas empresas suelen ofrecer este tipo de préstamos como un beneficio para sus colaboradores, lo que les permite acceder al dinero que necesitan para hacer frente a sus necesidades financieras. ¿Tu empresa no te da ese beneficio? Refiérela aquí y nosotros los contactaremos. 😉

Préstamos para tu empresa

Si tu meta es crear tu propia empresa o impulsar tu emprendimiento existen préstamos que pueden ayudarte a lograrlo. 

Tienes varias opciones, como los préstamos para PyMEs que te ofrecen diversas instituciones financieras, para solicitarlos es importante que tu empresa esté debidamente registrada ante el SAT y contar con estados financieros de tu empresa. 

Otra opción para impulsar tu negocio son los préstamos con garantía hipotecaria, de los que te hablaremos enseguida. 

Préstamos con garantía hipotecaria 

En este tipo de préstamos es esencial contar con un bien inmueble para dejar en garantía, a diferencia de otro tipo de préstamos (como los personales) pueden brindarte mejores condiciones y tasas más atractivas pues al dejar tu bien como garantía las instituciones ven un riesgo menor. 

El préstamo con garantía hipotecaria puede ser usado para cualquier fin, pero al ser montos altos (hasta 5 millones) muchas personas suelen utilizarlos para impulsar su negocio, emprender o incluso para remodelar-construir. Si quieres saber más sobre este tipo de préstamos, acá encontrarás más información.

Préstamos con garantía automotriz

Son un producto muy nuevo en México, en este tipo de préstamos dejas tu auto como garantía para acceder al dinero que necesitas. Al igual que en el préstamo con garantía hipotecaria puedes obtener mejores condiciones y tasas de interés más atractivas. 

¡Ojo! Tu auto no deja de ser tuyo, la factura de tu vehículo queda como garantía del préstamo pero en cuanto termines de pagarlo se libera. Es un préstamo que puedes utilizar para cualquier meta que te propongas, desde pagar tu deuda, pagar tus estudios o incluso invertir en tu negocio. Checa acá más detalles sobre este tipo de préstamos. 

Créditos hipotecarios

Son préstamos que te ayudarán a cumplir tu sueño de adquirir una casa, diversas instituciones te ofrecen este producto que sin duda es uno de los más importantes en tu vida. 

Es importante que evalúes bien todas las condiciones de este tipo de préstamos, y que compares todas las opciones que tienes, pues es una deuda a largo plazo con la que pasarás gran parte de tu vida. 

Considera que para solicitarlo debes tener el enganche de tu casa, puede ser del 5 hasta el 20% del valor total del inmueble que estás pensando adquirir. 

Créditos al consumo 

Son un tipo de préstamos que te permiten adquirir artículos dentro de algunos establecimientos para acceder a los bienes o servicios que ofrecen. Se trata de una especie de pago aplazado para facilitarte la compra.

Al igual que en otros préstamos se establece la cantidad que deberás pagar, el plazo en el que cubrirás la compra y los intereses que podrían generarse durante ese tiempo. 

 

¿Qué te parece? Hay muchas opciones de préstamos que pueden ayudarte, nuestra recomendación es que siempre evalúes cuál es el mejor para ti, cuál te ofrece las mejores condiciones y cuál se ajusta mejor a tu presupuesto financiero.

Recuerda que los préstamos pueden ser un gran aliado para ayudarte a conquistar tus metas, úsalos sabiamente. 

Si te gustó este artículo, compártelo.